taxi de madrid al aeropuerto | tarifas taxis de madrid | reservas de taxi on-line | calcula el precio de un taxi | taxis planificados en madrid | trayectos de taxi a medida
taxi madrid aeropuerto
Contacta | Servicios | Reservas | Tarifas | Presupuestos | Preguntas | Empleo | Publicidad | Aviso legal | Mapa | Inicio
montes de toledo

Con un desarrollo longitudinal próximo a los 150 kilómetros y una anchura algo inferior a los 50, los montes de Toledo ocupan una superficie de 5.500 kilómetros cuadrados repartida a partes iguales entre las provincias de Toledo y Ciudad Real. Pizarras y cuarcitas fuertemente plegadas conforman su relieve. El encinar, su bosque predominante.

El águila imperial, el buitre negro, la cigüeña negra y el lince ibérico son algunos de los tesoros vivientes de estos montes reputados desde antiguo por su rica fauna. Una riqueza que se ha visto propiciada por la escasa población humana -el inmenso término de Los Navalucillos, donde se encuentran las mayores alturas, tiene sólo 7,8 habitantes por kilómetro cuadrado- y por la actividad cinegética controlada, que representa una de las mayores fuentes de ingresos para los pueblos de la comarca.

Otros tesoros vivos son las especies vegetales que colonizaron estas latitudes sureñas en épocas más frías y lluviosas, empujadas por los hielos de los glaciares, y que han persistido en el fondo de los barrancos, a favor de la umbría y la humedad, rodeadas hasta donde alcanza la vista por sedientos encinares. Eso explica la sorpresa de encontrar acebos, tejos y abedules -árboles típicos del norte de España- junto al arroyo del Chorro, al pie del pico Rocigalgo -máxima cota de estos montes, 1.448 metros-.

El Arroyo del Chorro, precisamente, es la excursión estelar de estos montes. Se halla a 80 kilómetros de Toledo, y tiene acceso yendo por la CM-401 (dirección Polán) hasta Los Navalmorales, y luego por la CM-4155 hacia Los Navalucillos y Robledo del Buey. Entre estos dos últimos pueblos, nada más pasar el hito del kilómetro 16, hay que desviarse para bajar por carretera de tierra al merendero de Las Becerras y luego seguir otros tres kilómetros por pista forestal hasta llegar a la cadena que corta el paso y marca el inicio de la excursión a pie. Tras un paseo de 4 kilómetros, se llega a la cascada del Chorro, un rayo blanco, estruendoso y vaporoso, que cae desde 15 metros en un pétreo hondón de paredes resudadas, entre troncos musgosos, helechos, acebos y madroños, y que recuerda más una selvática cascada del trópico que el árido tópico de Toledo. Son 3 horas de suave marcha -ida y vuelta por el mismo camino-, sin apenas dificultad.
taxi madrid aeropuerto